Protección y recuperación, la trinchera de los datos

El ransomware es un software malicioso que infecta un sistema y restringe el acceso a datos cruciales del usuario hasta que se paga un rescate para desbloquearlo. Este software está diseñado para propagarse a través de la red de una empresa, explotando vulnerabilidades técnicas y humanas y generando un impacto significativo en el negocio. Los ataques de ransomware aumentaron un 93% en 2021 y ya no es una cuestión de si las organizaciones serán atacadas, sino de cuándo.

Asimismo, los costes a los que tienen que hacer frente las compañías cuando reciben un ataque de ransomware se han disparado hasta casi los dos millones de dólares por incidente, y tienen un impacto económico global de más de 20 mil millones de dólares. Estos datos tan escalofriantes han puesto alerta a las organizaciones y también a los proveedores de soluciones de ciberseguridad.

Los ataques de ransomware aumentaron un 93% en 2021 y los costes para las empresas se han disparado hasta casi los dos millones de dólares por incidente

Mantener seguros los sistemas de las organizaciones a la vez que se preserva la flexibilidad y automatización de la infraestructura corporativa no es tarea fácil. Por eso, Veeam ofrece una seguridad integral de los sistemas y una recuperación válida y confiable de los documentos manteniendo estos dos factores. Un backup sólido es la última línea de defensa contra el ransomware. Por este motivo, Veeam ha reforzado su software desde el diseño, tanto on premise como en la nube, generando una copia de seguridad confiable que puede marcar la diferencia reduciendo el tiempo de inactividad, la pérdida de datos y el pago de un rescate costoso.

Proteger el puesto de trabajo y los servidores

Como primer punto de contacto entre el mundo exterior y la empresa, las estaciones de trabajo y los servidores son un objetivo frecuente de los ciberataques. Por ello, se debe prestar especial atención a su seguridad.

En el caso de los terminales, estos son muchas veces considerados como el eslabón más débil de la cadena, ya que incluyen todos los dispositivos que se conectan a la red central de una empresa: ordenadores de escritorio y portátiles, tabletas, smartphones, impresoras y demás dispositivos, inteligentes o no, que requieren conectarse a la red interna de la empresa. Por eso, todos los terminales son susceptibles de ser secuestrados y utilizados por los ciberdelincuentes como punto de entrada para penetrar en un sistema informático con el fin de instalar malware u obtener acceso a sus datos.

También los servidores se clasifican como terminales en una red y están diseñados específicamente para almacenar y compartir datos. Por lo tanto, brindan acceso a aplicaciones alojadas, lo que las hace esenciales para las actividades comerciales y el buen funcionamiento de una empresa. Por lo tanto, representan un objetivo particularmente codiciado para los ciberdelincuentes y, en general, requieren una protección específica.

Además, el teletrabajo ha establecido unos límites del perímetro inciertos para las empresas que dificultan aún más la protección el puesto de trabajo. Teniendo en cuenta todos estos factores, Stormshield ha diseñado una línea de productos para blindar las estaciones de trabajo y los servidores empresariales: Endpoint Security Solution

Con su capacidad para adaptarse a los cambios y los distintos casos de uso, Stormshield Endpoint Security Solution es capaz de securizar los escenarios más peligrosos, como el trabajo de los empleados fuera de la oficina, garantizando la protección de sus dispositivos, que se pueden convertir en un potencial riesgo para la infraestructura corporativa.

¿Necesitas un experto en Ciberseguridad?