"Ayudamos a mejorar la productividad de nuestros clientes": Rubén Dreier, de Micro-Blanc

Rubén Dreier, consejero delegado director general de Micro-Blanc
Rubén Dreier, consejero delegado director general de Micro-Blanc

Con la pandemia se ha producido una aceleración de la transformación digital de las empresas, ¿cómo han notado esta aceleración en el caso de sus clientes?

En cada uno de nuestros clientes se ha tenido que pisar el acelerador, pero el recorrido era mayor o menor  dependiendo  claramente del punto de madurez en el que se encontrara cada uno: ha habido casos en los que prácticamente ha habido que empezar de cero para habilitar un entorno de trabajo de sus empleados fuera de la oficina, suponiendo esto una prueba de estrés enorme para la compañía, en general, y para el departamento de TI, en particular, al que le ha tocado implantar un ecosistema diferente en tiempo record y en condiciones poco favorables para trabajar.

Pero, por otra parte, no vamos a negar que han sido muchos los casos en los que les hemos simplemente dotado de más infraestructura y ayuda técnica para que simplemente expandieran a todas las áreas de la empresa a un modelo ya existente en parte de la compañía

Lo importante era estar atento y demostrar que estamos ahí para poder ayudarles en la forma que necesitaban y esto se consigue no sólo con un equipo técnico brillante porque también es imprescindible el conocimiento del cliente por parte de la fuerza comercial.  Hemos sabido adelantarnos a las necesidades del cliente y llevar en 24 horas a cuatro especialistas para coordinar un despliegue “sorpresa” o coordinar con un ISV un estudio “express” de movimientos de aplicaciones empresariales a la nube. 

Las empresas están migrando hacia la nube híbrida y hacia la apuesta de tecnología como servicio, ¿están notando este cambio?

Sí, de forma mucho más lenta de lo que pensábamos, pero desde hace ya mucho tiempo que los clientes nos demandan ese cambio. Muchos pensábamos que nos encontraríamos con requerimientos masivos de movimientos de cientos de servidores a la nube pública, que los CPDs podrían casi desaparecer y que sólo quedarían on premises ciertas cargas de trabajo, aplicativos cuya naturaleza no permitían el movimiento o supeditado a normas internas que hacían imposible la externalización. Pero no ha sido así.

Las migraciones a los clouds públicos han sido más lentas y, en muchos casos, temporales. En el caso de IaaS, muchos clientes han probado y han contratado cargas, pero no han acabado decidiéndose. Y no pocos han invertido externalizando en la nube pública para acabar “repatriando” esa infraestructura: esto ha pasado en numerosos clientes al encontrarse con problemas de seguridad, control y disponibilidad. Es cierto que el cloud híbrido provocaba ciertas reticencias por la aparente complejidad inicial, pero es un error pensar eso a día de hoy. Hay que tomar el camino adecuado porque ya se ha demostrado que no es tan fácil migrar todas las cargas desde on premises a la plataforma del proveedor elegido.  Muchas veces hay que optar por otras vías, siendo de las más frecuentes la necesaria rearquitectura de su aplicación. Sin ser pesimista, y si queremos hacerlo bien, es un movimiento que sólo debe ser consecuencia de análisis profundo de tu empresa y tus expectativas: seguridad del dato, recursos técnicos, dependencia de la latencia y otros muchos factores. Todo esto ha de analizarse sesudamente y aunque la nube lleve más de 15 años entre nosotros, no se ha hecho siempre.

Casi todos los analistas del mercado barajan que el negocio de la cloud híbrida superará de 140.000 o 150.000 millones de dólares para 2026, el triple de lo que alcanzó el año pasado. Este crecimiento se está notando mucho y todos tenemos que estar ahí, apoyándonos de la mejor tecnología posible con los mejores partners del mercado e internamente apostando por los mejores perfiles técnicos.

 

¿Cuáles son los valores que destacaría de un mayorista como Tech Data y principales servicios que ofrece?

Sin ningún lugar a dudas, en Micro-Blanc estamos orgullosos de trabajar con todos los mayoristas con los que actualmente tenemos acuerdos: es un proceso que cuidamos mucho. En el caso específico de Tech Data, trabajamos juntos desde antes de ser Tech Data y ya en esa época de Computer 2000 sabíamos cuáles eran sus puntos fuertes:

  • Fidelidad
  • Excelencia en el servicio
  • Conocimiento de que formamos un partnership que puede asumir riesgos conjuntos.

Son ni más ni menos los puntos por los que nosotros queremos que nos perciban nuestros clientes: Micro-Blanc no es una empresa que trabaje con muchos mayoristas, no somos un partner que se dedique a subastar operaciones. No queremos focalizarnos en eso a la hora de establecer una colaboración: confiamos en Tech Data.

"En ciberseguridad ya no nos vale el acercamiento tradicional porque hay que estar continuamente vigilando cualquier anomalía"

¿Qué oportunidades tienen las nuevas tecnologías como la ciberseguridad y cloud para Micro-Blanc?

Todas: de hecho, a día de hoy no es opcional no estar ahí. Nuestras ramas de trabajo se centran en todo el ecosistema de la plataforma de data center y el ciclo de vida completo del puesto de trabajo: se nos conoce en el mercado por nuestra excelencia en el servicio en esas áreas. El simple hecho de pensar que, por ejemplo, puedes diseñar un entorno de trabajo digital sin pensar en la securización de este no es perder una oportunidad de negocio: es haber caído en la mayor de las obsolescencias. Cloud y ciberseguridad están en el ADN de cualquier solución de TI, no es un “nice to have” de un proyecto.

"Los puntos fuertes de Tech Data son la fidelidad, excelencia en el servicio y conocimiento de que formamos un partnership que nos permite asumir riesgos conjuntos" 

¿Cómo está evolucionando el negocio de ciberseguridad?

Desde que comenzó la pandemia hemos vistos dos etapas de comportamientos muy marcados: Una primera fase de urgencia que derivó en diferentes problemáticas por la ausencia de hardware y plataforma y en el que los entornos VPN aparecieron como fuente de problemas. En lo relativo a la seguridad, la urgencia inicial para externalizar a los trabajadores fue un reclamo increíble de ataques informáticos como phishing o  malware. Y después vino una segunda fase de asentamiento en la que nos dimos cuenta de que no bastaba tener a la gente conectada: hay que garantizar la productividad del usuario. Eso significa accesibilidad a todas sus herramientas de trabajo y, por tanto, mayores riesgos. Es necesario trabajar con herramientas que, aparte de abordar la seguridad en base al comportamiento del usuario, aprendan. Ya no nos vale el acercamiento tradicional de esta es mi lista de threads conocidos porque hay que estar continuamente vigilando cualquier anomalía, por pequeña que pueda parecer, en los patrones de comportamiento de la actividad de los puestos de trabajo: a día de hoy la clave de los ataques es “parecer normal”. Esto puede parecer excesivamente novedoso, pero lo cierto es que existe la tecnología desde hace tiempo: nuestra apuesta por invertir en soluciones en la nube como Carbon Black de VMware (entre otras) es reciente, pero no es la única solución y tampoco es nueva.

¿Qué tecnologías están solicitando la empresa y cuáles son los servicios más demandados por parte de sus clientes?

Aunque los empleados ya están retornando a las oficinas, eso no significa que su manera de trabajar va a ser igual que antes: podrá disminuir el número de empleados en remoto, pero en el trabajo diario las videoconferencias van a seguir reemplazando las reuniones presenciales, tanto internas como con sus clientes o proveedores. La nueva normalidad implica una forma de trabajar completamente digital y eso es independiente de dónde quieras tener tu puesto de trabajo. Los proyectos de implantación digital requieren ayuda y la estamos dando. Llevamos muchos años trabajando con la idea de ser un catalizador de mejora de la productividad de nuestros clientes y ahora, más que nunca, necesitan que estemos con ellos. Estos proyectos no son su core, pero sí el nuestro.

Además, hay que tener en cuenta que, a día de hoy, la crisis por el desabastecimiento de componentes ha supuesto un cambio en la manera de planear muchas implantaciones y la realidad es que ahora ya no se puede planificar con tiempo. Ahora, más que nunca, nuestros clientes necesitan que aportemos rapidez y flexibilidad, que mostremos que somos sensibles a sus retos y estamos con ellos.

¿Cómo observa el futuro, qué expectativas de negocio tienen para el año entrante?

Nosotros somos positivos: creceremos si nuestros clientes crecer y pensamos que lo van a hacer. Es cierto que plantearse unas expectativas poderosas de progresión ante tanta incertidumbre es arriesgado, pero siempre hemos sido optimistas y no vamos a cambiar: vamos a crecer doble dígito en el 2021 y no vamos a progresar  menos en el 2022.

Un partner con una sólida trayectoria asociada a IBM y VMware

Se puede decir sin temor a equivocarse que Micro-Blanc fue uno de los primeros partners TI fundados en el mercado español. De la mano de Blanca Fernández y Rubén Dreier la compañía echó a andar en 1982 con elevadas exigencias respecto al crecimiento y calidad del servicio. Rápidamente su presencia se consolidó en el mercado en 1984 tras convertirse en partner de IBM. Tras unos primeros años centrados en este proveedor y la consecución de nuevos contratos, a mediados del 2004 decidieron apostar por la virtualización con la irrupción a gran escala de VMware en el mercado, formando y certificando a sus técnicos. Según explica Rubén Dreier, esta decisión nos posiciona como uno de los primeros partners especializados en VMware permitiéndonos un crecimiento exponencial”.

Las líneas de negocio actuales se basan en los servicios IT con el suministro de activos informáticos a nivel europeo, la gestión de plataformas, licenciamientos y soluciones cloud. “Desde la vertiente de las Infraestructuras aplicamos las soluciones asociadas a virtualización, hiperconvergencia y cloud”. 

En la evolución de su negocio Micro-Blanc Informática ha forjado alianzas con los principales players del mercado informático, Lenovo, IBM, Microsoft, VMware entre otros, así como con clientes de renombrado prestigio en los sectores financiero, asegurador, químico y farmacéutico. Este proceso de crecimiento y adaptación tecnológica incorpora los servicios de cloud y ciberseguridad de la mano de Lenovo, IBM, Microsoft, Nutanix o Sophos con nuevos servicios como Autopilot, la seguridad gestionada y la gestión remota.

Actualmente la compañía tiene sedes en Barcelona, Madrid y Valencia, donde todos los departamentos, tanto comerciales como técnicos, tienen el objetivo de lograr que los clientes dispongan de un aliado para implantar las nuevas tecnologías que pueden aportar valor a sus negocios. “Además de aportar las soluciones facilitamos el acceso a la tecnología mediante la financiación”.

 

¿Necesitas un experto en Cloud?