La recuperación debe afrontarse desde la digitalización

Digitalización
Digitalización

España se encuentra en una excelente posición para abordar la transformación digital en el nuevo escenario disrruptivo que se dibuja tras la pandemia de la covid-19 y en la recta de salida de la nueva normalidad. Una vez superado con notable alto la rápida adaptación al smart work de millones de trabajadores y estudiantes, las empresas españolas quieren obtener ventaja competitiva de los buenos ratios que nuestro país arroja en conectividad, donde destaca por encima de la media.

De acuerdo a los datos del informe Sociedad Digital en España 2019, elaborado por Fundación Telefónica, tres de cada cuatro hogares tienen cobertura de fibra óptica y nueve de cada diez españoles son usuarios de Internet.

Los antecedentes son buenos y España está en óptimas condiciones para abordar la transformación digital, sin embargo aún está lejos de ser líder por el secular retraso de sus pymes y los autónomos, que deben hacer un importante esfuerzo para abordar su digitalización. No solo está en juego la definitiva modernización de las pymes, sino también la reinvención digital de España, con un impacto que podría alcanzar un valor anual equivalente al 1,8% del PIB hasta 2025.

La reinvención digital de España tendría un impacto que podría alcanzar un valor anual equivalente al 1,8% del PIB hasta 2025

Apuesta por la innovación

Gerardo Cueva, presidente de Cepyme, comentaba recientemente que la apuesta por la innovación salvará a muchas pymes españolas que todavía deben dar el salto hacia la digitalización. “Dedicamos menos de 15.000 millones de euros al capítulo de innovación, lo que supone el 1,2% del PIB, muy alejado del 3% que de otros países de nuestro entorno”. En su opinión, el buen uso de los Fondos europeos destinados a la reconstrucción serán determinantes para continuar por la senda de la innovación. “La pyme debe modernizarse a través de la asunción de las nuevas tecnologías para iniciar su transformación y digitalización”.

José María Gay de Liébana, prestigioso economista, también explica que el retraso en innovación también afecta al conjunto del continente europeo con un peso muy importante en la generación de riqueza de la economía mundial, pero muy por detrás en relación al número de líderes mundiales. “No hay una sola empresa de la Unión Europea entre las primeras 20 compañías del mundo por capitalización bursátil, y eso es una rémora importante”.

El analista también tira de cifras comparativas para explicar que la inversión en I+D de las empresas españolas resultará determinante para favorecer su progresión. “Debemos comenzar a acercarnos a cifras de inversión en I+D del resto de países europeos, e incluso de las asiáticas y americanas con montantes superiores al 12%

Pero para ser capaces de cerrar la brecha con países más desarrollados de nuestro entorno resulta esencial impulsar la formación en competencias digitales, teniendo en cuenta, además, que poco más de la mitad de las personas entre 16 y 74 años poseen capacidades digitales básicas. Según el indicador DESI, España se sitúa en el puesto 17 en la dimensión de capital humano, 3,5 puntos por debajo de la media europea.

¿Y cuál es la tecnología que va a resultar clave para dar el salto competitivo? Los expertos destacan el big data, el cloud, IoT y el edge computing además de la ciberseguridad y la inteligencia artificial, que se ha convertido en la tecnología más disruptiva llamada a revolucionar todos los sectores de la sociedad.

Tres de cada cuatro hogares tienen cobertura de fibra óptica y nueve de cada diez españoles son usuarios de Internet

España se digitaliza

En una etapa de crisis como la del covid-19, la necesidad de conectividad se ha multiplicado exponencialmente para todos los países y también para España que ocupa el undécimo puesto en la lista de los veintiocho estados miembros de la Unión Europea en el DESI (Índice de la Economía y la Sociedad Digitales) y superando por varios puntos la media.

Además, el acceso a internet de los españoles es ya generalizado: 9 de cada 10 ya son usuarios y la conexión a las redes es ultrarrápida: 3 de cada 4 hogares tienen cobertura de fibra óptica. Esta tecnología de banda ancha es la que más está creciendo, ha pasado del 63% al 77% en dos años. Esta penetración sitúa a España en el primer lugar en cuanto a cobertura y clientes de fibra óptica en Europa.

Un futuro próximo nos trae la tecnología 5G con redes más rápidas, mucho más seguras, mucho más simples, con menor latencia y, por supuesto, mucho más inteligentes. Actualmente hay 7.000 millones de aparatos conectados, cifra que se espera supere los 21.500 millones en 2025.

Dos de cada 3 empresas españolas se están quedando rezagadas en el proceso de digitalización y solo el 20% de sus ingresos procede de productos y servicios digitales.

Digitalización
Digitalización

Tareas pendientes de la pyme

La pandemia ha acelerado en cuatro o cinco años la adopción de herramientas de smart work entre usuarios profesionales y ha intensificado la migración a la nube. También ha contribuido a impulsar la implantación de herramientas de colaboración y videoconferencia y ayudado a extender la conectividad global de Internet como el business as usual. Sin embargo, el ritmo de implantación no ha sido similar entre las grandes empresas, la mediana cuenta y las pequeñas empresas. 

Así lo atestiguan datos facilitados por Telefónica, según los cuales un 23% de las compañías grandes y medianas hacen un uso regular del cloud computing , aunque esa cifra cae hasta el 9% en el caso de la microempresa. Por otro laedo, El uso de análisis a través de big data en el sector productivo es aún más anecdótico: poco más de la décima parte de las pymes y grandes, y un reducidísimo 2% de las micro de y menos de 10 empleados, que representan en torno al 95% del tejido empresarial de nuestro país.

En resumen, se estima, según estudio de PwC Industria 4.0 Global Digital Operations Study 2018, que 2 de cada 3 empresas españolas se están quedando rezagadas en el proceso de digitalización, y solamente el 20% de sus ingresos procede de productos y servicios digitales. Ahora todavía estamos a tiempo de tomar cartas en el asunto y conseguir mejorar esos ratios.

¿Necesitas un experto en Cloud?