6 tendencias que van a marcar el desarrollo tecnológico en 2021

El año 2020 sirvió para que muchas empresas dieran un empujón a su tecnología. La pandemia cambió por completo las normas del juego y el entorno socioeconómico en el que operaban las organizaciones. La digitalización sirvió de apoyo a la hora de acometer los cambios que la situación demandaba, redefiniendo procesos de negocio y sectores enteros. Estas nuevas necesidades favorecieron la irrupción de grandes novedades tecnológicas, como todas las herramientas enfocadas a crear un entorno de trabajo remoto más productivo y seguro. 

Según datos de la consultora IDC Research España, 2020 cerró con un gasto de tecnológico en este país de 45.900 millones de euros, y se espera una pequeña disminución en 2021, hasta situarse en 44.900 millones de euros, ya que la urgencia de transformación en muchas organizaciones ya no será tan alta.

Las principales palancas que van a impulsar este gasto IT en nuestro país van a ser aquellas capaces de garantizar la continuidad del negocio, securizar los entornos y favorecer la hibridad del negocio, entre otras. Tras un año marcado por un desarrollo a la carrera, es momento de mirar hacia el futuro y plantear nuevas estrategias. Y para hacer esto, nada mejor que dar un repaso por las tendencias tecnológicas que más interés despiertan en 2021:

  1. Salto masificado a la nube: A medida que las organizaciones comienzan sus transformaciones digitales y modernizan sus aplicaciones, van siendo más conscientes del valor de la nube. Según datos de IDC, se estima que en 2021 el 20% de las organizaciones adoptará arquitecturas de nubes conectadas. Cada vez más aplicaciones se van a ir desplegando en las nubes, y las empresas están buscando la formula que encaje en su modelo y optimice el rendimiento de su negocio. 
  2. Chatbots y NLP: las interfaces conversacionales se han popularizado mucho durante los últimos años ya que optimizan la relación entre la empresa y sus clientes, ofreciendo una disponibilidad continua, y una conexión con todo tipo de dispositivos y soluciones tecnológicas. Ahora se esta buscando mejorar las interacciones aplicando inteligencia artificial y técnicas de procesamiento del lenguaje natural para clasificar la intención y sentimiento del usuario, amplificando así su efectividad. 
  3. Conectividad y 5G: Los niveles de tráfico en la red han aumentado considerablemente durante el último año, y los proveedores están preparándose para que sus infraestructuras sean capaces de soportar sin problema este aumento y cualquier futura eventualidad. De esta forma, vamos a ver una aceleración en la implantación de infraestructuras de nube distribuidas en el borde de la red (edge), para acercar la capacidad de computación al usuario final; y de tecnologías como 5G y FFTH, que mejorarán el acceso y conectividad de áreas con carencias de servicio. 
  4. Hiperautomatización: La pandemia ha extendido la idea de que todo aquello que dentro de una organización pueda automatizarse debe automatizarse. El negocio digital debe ser rápido, eficiente, democratizado y capaz de adaptarse a los cambios. Para seguir en esta línea vamos a ver un impulso en tecnologías como el machine learning, blockchain o el software empaquetado. 
  5. Aumento en la ciberseguridad: Todos estos cambios tan rápidos que hemos vivido también han llevado a aumentar los puntos de acceso a la información por parte de los empleados y las vulnerabilidades que los ciberdelincuentes pueden explotar. Las empresas están ahora buscando las formas de proteger sus datos, aplicaciones y a sus trabajadores en un entorno flexible donde las barreras físicas se han desdibujado. 
  6. Internet del comportamiento (IoB): Cada vez contamos con más datos e información sobre el uso que hace la gente de las tecnológicas. El IoB va a recopilar, combinar y procesar datos de numerosas fuentes para así poder extraer inteligencia y patrones de conducta que sirvan a las compañías para mejorar sus productos e influir en el comportamiento de sus usuarios o clientes. 

El mayorista es clave para llevar las tecnologías de última generación a los partners del canal, que son encargados de facilitar su despliegue en los clientes finales. El papel de hilo conductor del mayorista en los últimos tiempos es más evidente porque la tecnología cada vez avanza a mayor velocidad, y cada vez hay más fabricantes en el mercado y más entornos que poner de acuerdo en las compañías (nubes públicas e híbridas y sistemas onpremise). En el caso de Tech Data, el objetivo de la compañía es servir a muchos resellers de puerta de entrada a las llamadas tecnologías NextGen: cloud, ciberseguridad, IoT y data. Además de ser transmisor de novedades tecnológicas, este año y los que vienen el mayorista también va a jugar un rol destacado en facilitar el acceso al canal a los fondos de recuperación económica que llegarán de Europa, haciendo entender a los partners dónde estarán las oportunidades de negocio y cómo pueden acceder a los números proyectos que se dibujan en el horizonte. Es otro motivo para que el canal y en general la industria tecnológica sigan confiando en el mayorista, y, en este caso, en Tech Data, como piedra angular de la cadena de ventas.  

¿Necesitas un experto en Cloud?