Más del 90% de las empresas apostará por la nube híbrida en 2021

En esta pandemia el uso de la nube ha visto crecer su popularidad para avanzar en el camino de la transformación digital ya que reduce costes, se alinea con el cliente y acorta el tiempo de comercialización, entre otros motivos. Así se desprende del nuevo informe ‘Un enfoque cloud first para generar valor en la estrategia de digitalización de su empresa’ de IDC Research España que confirma que el 68% de las organizaciones españolas incrementará o mantendrá su inversión en IaaS en 2021.

En 2022, el 40% de la inversión en tecnología básica estará relacionada con la nube, porcentaje que aumentará hasta el 80% en 2028. “La crisis de la Covid-19 también ha demostrado que es el momento adecuado para aprovechar la cloud híbrida, ya que se convertirá en la norma en el futuro al sumar las ventajas de la nube pública con las on-premise permitiendo una mayor flexibilidad y seguridad”, argumenta Ignacio Cobisa, Analista Senior de IDC Research España. 

El modelo de nube híbrida se ha convertido en el gran acelerador de la adopción de la cloud en las organizaciones. En este entorno, crecen con fuerza los servicios gestionados tanto públicos como privado y prestados por más de un proveedor. Así, la consultora estima que a finales de 2021 más del 90% de las empresas europeas utilizarán servicios y plataformas multicloud mientras que el 40% habrá apostado por gestionar entornos multicloud.

El 68% de las empresas españolas incrementará o mantendrá su inversión en IaaS en 2021

Entre las grandes ventajas de la gestión multicloud sobresalen identificar qué cargas de trabajo son las más adecuadas para la nube pública y cuáles para entornos locales, contar con expertos en la nube que puedan implementar y operar una estrategia multicloud, evitar el vendor lock-in y la evaluación continua de los proveedores del mercado cloud y el cumplimiento de los requisitos legales y de seguridad.

El contexto actual brinda una oportunidad de oro a las empresas para migrar a un sistema que permita dar soporte tanto a las cargas de trabajo locales como a las desplegadas en nubes públicas. Al tiempo se están impulsando los servicios de alojamiento gestionado y de colocation dadas las nuevas necesidades de continuidad del negocio, la expansión geográfica a otras áreas metropolitanas y la mejora de la eficiencia de la red.

Las nuevas tendencias como la virtualización, la movilidad, la interconexión segura, el IoT y la adopción de servicios en la nube, suponen una gran oportunidad para los integradores y consultores a los que recurren las empresas para facilitar cualquier paso que pueda resultar traumático en el viaje a la nube y garantizar la continuidad den negocio.

De la cloud a la recuperación pasando por la digitalización

La adopción de la nube es vital para la digitalización de las empresas, que a la vez constituye la clave para una modernización del tejido productivo español y una recuperación de la economía del país. No en vano, los fondos europeos, -dotado por 750.000 millones de euros, de los cuales finalmente 390.000 millones de euros lo serán en forma de subvenciones y 360.000 millones en créditos-, van destinados en gran medida a este objetivo.

España será el segundo más beneficiado por las ayudas de Next Generation EU, con una asignación total de en torno a 140.000 millones de euros. De esta cantidad, 72.750 millones llegarán en forma de transferencias directas, que se tendrán que ejecutar entre los años 2020 y 2026, y el resto de los recursos en forma de préstamos. Dentro del Plan que presenta el Gobierno de España para la inversión de estos fondos se encuentran dos partidas específicas que recibirán el 17% y el 5% del montante total destinado a España, respectivamente, son la modernización y digitalización del ecosistema de nuestras empresas y la promoción de la Administración pública como motor de los cambios tecnológicos.

El resto de las partidas económicas europeas están destinadas a la transformación transversal de los sectores productivos, para hacerlos más eficientes e integrados, lo que esta relacionado de forma directa son su digitalización y, por tanto, la adopción de la nube para aquellas áreas o sistemas de las entidades públicas o privadas que lo necesiten para evolucionar y ser más competitivos.  

Edge computing, una tecnología al alza

El estudio de IDC también confirma que el edge computing continua en una fase incipiente cuya evolución irá de la mano de las necesidades del mercado y de la demanda de casos de uso específicos en los que se extienda la exigencia de procesar grandes volúmenes de datos lo más cerca posible de los usuarios.

Son cinco los principales factores que van a impulsar el uso del Edge computing: tiempos de respuesta más rápidos a aplicaciones sensibles a la latencia, los activos con conectividad limitada, la preocupación por la escalabilidad, el coste de la transmisión de datos y los problemas de seguridad y cumplimiento.

 

¿Necesitas un experto en Cloud?