Con el escritorio remoto ganamos todos

Virtual desktop (Jeremy Bowen, Creative Commons).
Virtual desktop (Jeremy Bowen, Creative Commons).

La pandemia de la Covid-19 y el auge del teletrabajo en el mundo y en España ha disparado la demanda de los llamados escritorios virtuales. En esencia, un escritorio virtual es un sistema que no se ejecuta directamente en el ordenador con el que accede el usuario, sino en un servidor remoto, que además puede estar en la nube.

En un entorno de este tipo, el sistema operativo y las aplicaciones que ve el usuario son un reflejo de lo que en realidad se está ejecutando a distancia. Básicamente, hay dos tipos de escritorios virtuales. Los VDI o virtual desktop infraestructura, que se suelen ejecutar en servidores del CPD de la misma compañía. Y también está el llamado desktop-as-a-service (DaaS), donde es un proveedor de cloud el que proporciona el equipo virtual.

Se puede decir que los escritorios virtuales han sacado las castañas del fuego a las compañías en los peores momentos de la pandemia, y quen por su versatilidad, tienen todas las papeletas para convertirse en una de las piezas clave de la microinformática de las compañías una vez pase la crisis sanitaria.

En los últimos años ya había crecido el interés de las compañías por este tipo de soluciones, pero ahora verdaderamente están en la hoja de ruta de muchas entidades porque aportan unos costes ajustados y predecibles si se adquiere como servicio.

Con la popularización de los escritorios remotos, acelerada por la Covid-19, todos ganan: empresas, empleados y departamentos TI. Y, por supuesto, el canal de distribución

Además, permiten la movilidad total de las plantillas (solo hace falta una conexión a Internet). Y facilitan que los  equipos de TI puedan gestionar de forma centralizada los puestos clientes, cuidando lo que se instala cada empleado y automatizando la aplicación de políticas de seguridad, por ejemplo. Además, la virtualización del puesto aporta más seguridad que los despliegues tradicionales y permite a las empresas optimizar mucho el gasto en licencias de software, pues los programas infrautilizados desaparecen.

Ventajas para el canal y los clientes finales

Para el canal de distribución, las ventajas también son evidentes. Además de atender con una tecnología a la última las crecientes necesidades de movilidad que ha traído la pandemia, permite a los partners realizar despliegues de escritorios y aplicaciones de forma automatizada en cualquier parte del mundo y de forma desatendida, así como monitorizar y actualizar todos ellos de forma rápida.

Los empleados que pasan de un esquema de puesto tradicional a uno remoto ganan sobre todo en flexibilidad y autonomía. Pueden trabajar desde cualquier sitio con una conexión suficiente a Internet y en función de objetivos, desterrando de paso el presentismo.

Los partners pueden realizar despliegues de escritorios y aplicaciones de forma automatizada en cualquier parte del mundo y de forma desatendida

Los expertos aseguran que el escritorio remoto contribuye a una mejora de la productividad de las plantillas y a un aumento de la satisfacción de los empleados. Además, los trabajadores pueden contar con equipos más seguros, puesto que los datos importantes están a resguardo de los delincuentes que intentan engañarles con técnicas como el ransomware o el phishing.

En definitiva, con la popularización de los escritorios remotos, acelerada por la Covid-19, todos ganan: empresas, empleados y departamentos TI. Y, por supuesto, el canal de distribución.

Además, todo indica que no estamos ante una moda o un fenómeno coyuntural, sino ante una demanda que va camino de hacerse permanente. Según datos de Microsoft, el 50% de los trabajadores en todo el mundo operará de forma móvil “en poco tiempo”, y en 2025 la demanda de movilidad será generalizada en una fuerza de trabajo donde el 75% de empleados del planeta serán millennials. Larga vida pues para el escritorio remoto. 

El mes del escritorio remoto en Tech Data

En mayo, Tech Data está dedicando especial atención a todo lo que tiene que ver con el escritorio remoto. Durante todos los viernes del mes, el mayorista va a organizar webinars sobre las principales tecnologías para habilitar la virtualización del desktop, desde Windows Virtual Desktop a las posibilidades de los escritorios remotos en entornos como IBM Cloud, Azure y Amazon Web Services. Son los Cloud Friday Webinars.

 

 

¿Necesitas un experto en Cloud?