El trabajo inteligente se abre paso en la nueva realidad postpandemia

La coyuntura actual marca unas nuevas reglas de juego en las que cobran protagonismo la resiliencia digital, la flexibilidad laboral y la productividad. El smartworking, como acuña IDC, se impone dentro de las organizaciones, un 47% de las compañías avalan esta tendencia.

En la misma línea, el 38% de las organizaciones planean incentivar el trabajo desde el hogar facilitando herramientas de escritorio remoto,como un atajo directo a la conciliación y una rentabilidad que hasta ahora no se habían planteado y que la pandemia y el confinamiento han dejado patente. La agilidad es la nueva divisa, IDC constata que el 93% de las organizaciones ‘ágiles’ han aumentado sus beneficios en estos tiempos turbulentos, en contraste con las empresas ‘estáticas’ cuyas ganancias han ido en caída libre.

El nuevo paisaje viene definido por la colaboración más intensa e intensiva entre humanos y máquinas

El nuevo paisaje viene definido por la colaboración más intensa e intensiva entre humanos y máquinas, de modo que la inteligencia artificial apoyada en el cloud, la automatización de procesos (RPA), la robótica y otras tecnologías de vanguardia que rayan con un plano de fusión digital como son la realidad virtual y la realidad aumentada subirán en enteros.

Para 2022, la consultora estima el 25% de las compañías del G2000 desplegarán tecnologías imbuidas con capacidades de gestión y visualización de datos, impulsando la productividad colaborativa a través de la teleconferencia vía fuerza de trabajo híbrida. De hecho, el próximo año el 45% de las tareas repetitivas de las grandes empresas se automatizarán y/o acelerarán mediante el uso de ‘digital coworkers’.

La conectividad y la seguridad son ese binomio que hará posible que el engranaje funcione sin fisuras. La entrada en el juego de 5G ayudará a acelerar las comunicaciones y brindar procesos multimedia en las organizaciones, que tienen que apostar por Zero Trust y SASE como premisas para combatir el cibercrimen que ha encontrado en la dispersión de los hogares un caldo de cultivo muy goloso.

Las empresas, según la misma fuente, han emprendido la tarea de modernizar sus aplicaciones e integrar sus datos desde los silos de nubes y el 20% adoptará arquitecturas cloud conectadas.

Todo el mundo coincide en que el mayor conocimiento del cliente es la principal base para un negocio duradero. Es lo que se ha dado en llamar Smart Digital Selling, una estrategia que requiere la activación de distintos factores como el equilibrio entre crisis, resiliencia y oportunidad, modelos operativos y comerciales resilientes y la redefinición del compromiso del cliente aunando experiencia digital segura y sostenible. Y, por supuesto, el análisis de datos para extraer información de valor para impulsar la acción y la toma de decisiones. También será crucial apostar por plataformas digitales que fomenten ecosistemas a escala.

¿Necesitas un experto en Cloud?