El cloud no se va de vacaciones

La nube no entiende de vacaciones. Los usuarios se van a la playa o al monte, o visitan el casco histórico de una ciudad extranjera, pero esperan el mismo nivel de servicio y conectividad que durante el resto del año, sin importarles las olas de calor, las rotaciones y bajas de personal, el alto consumo de energía o la saturación y cuellos de botella por el aumento de usuarios con el trasvase población desde los grandes núcleos urbanos a la costa o entornos rurales.

Por eso cientos de miles de pymes en este país confían en el cloud para garantizar la disponibilidad de servicio de su negocio, ya sea una web, una tienda online o una aplicación en la nube. Los centros de datos están concebidos para superar cualquier problema de corte de luz o exceso de calor gracias a la contratación de backups inmediatos en caso de caída de un servidor, o la puesta en marcha de medidas de prevención que garantizan la continuidad del negocio y disminuyen el elevado gasto al que tendría que hacer una empresa si montara su propia infraestructura.

En este post ofrecemos algunos consejos de interés para que las compañías se vayan de vacaciones tranquilas, con los deberes hechos y la certeza de que han hecho lo posible, en coordinación con su proveedor cloud, para minimizar incidencias en el periodo vacacional.

-Coordinación del personal y revisión de los contratos con proveedores cloud. La gestión de las vacaciones y los turnos son temas importantes a gestionar. En el caso de un ISV que tenga una aplicación de gestión de nóminas en la nube, por ejemplo, es crucial asegurarse de que siempre va a haber alguien de soporte y revisar los contratos con sus proveedores de alojamiento y SaaS, porque las nóminas de los clientes y cualquier documentación requerida por el departamento de recursos humanos no podrán esperar.

-Cloud para salvar el trasvase poblacional. España es una economía muy volcada en el turismo, un sector que tiene en verano su pico claro de actividad. Por ejemplo, el 15 de agosto del año pasado hubo un 25% menos de población residente en las provincias de Madrid y Barcelona, según datos del INE, frente a localidades costeras como Noja (Cantabria) que concentró un 534% más de la población habitual. Por eso, las empresas de las zonas costeras deberán prever este repunte del número de clientes con la contratación de servicios cloud adicionales que le ayudarán a garantizar el poder abordar un servicio 24x7x365 en la época estival. Por ejemplo, las citas médicas experimentan un aumento considerable en las zonas costeras del país. Es el caso también de la hostelería o incluso del sector seguros, que vive un bum de los partes de accidente en los destinos turísticos, en detrimento de las ciudades.

-Los proveedores de servicios también deben ser previsores. Para garantizar la continuidad del negocio, sobre todo ante el riesgo de olas de calor superior a lo habitual, es importante que las firmas de hosting y los proveedores de servicios en la nube hagan un correcto mantenimiento preventivo de los equipos y de la propia infraestructura de los CPD, para optimizar su rendimiento y disponibilidad. Hablamos de limpieza, cambio de piezas como filtros, revisiones, etc. Es importante contratar servicios con proveedores que no bajen la guardia cuando el sol más aprieta. La confianza del proveedor está en juego, per también la operativa de sus clientes.

-Comunicación permanente. El último consejo para las empresas es que mantengan contacto durante los periodos vacacionales con sus proveedores cloud. Y que establezcan protocolos de comunicación personalizados. Este consejo también vale para planificar la política de las compañías con respecto a sus clientes finales, que pueden demandar en cualquier momento del verano soporte accesible, que puede ser dado por un trabajador desde cualquier punto del país o incluso del extranjero si se han habilitado los sistemas informáticos y de atención (service desk o call center) adecuados.

¿Necesitas un experto en Cloud?