2022: el año en el que todos empezamos a sacar partido a la analítica

Fuente: Freepik (Pressfoto).
Fuente: Freepik (Pressfoto).

El análisis de datos será una de las inversiones que más crecerá dentro de las empresas este año. Los gestores empiezan a ser conscientes de que uno de los mejores métodos para la toma de decisiones, la reducción de costes y el incremento de las ventas de muchos negocios es contar con buenas herramientas de análisis de su información corporativa. Y no sólo de aquella que está en el ERP, sino también de la que  circula en internet o en las redes sociales.

Con la ayuda de Shapelets, plataforma española especializada en data science, vemos ahora las cinco tendencias más importantes que marcarán el rumbo del análisis de datos durante 2022. Tanto a nivel empresarial como personal.

1. El Big Data llegará a los consumidores

La democratización de los datos hará que, a lo largo de este año, el big data llegue hasta los consumidores, dándoles acceso a la información personal que recopilan las empresas sobre ellos. De esta manera, empezarán a decidir cómo se utiliza dicha información y, por tanto, ganar dinero con ello. De hecho, los usuarios exigirán una mayor participación en la toma de decisiones que los negocios realizan en base a sus datos, por lo que se alterará la relación de poder entre empresas y consumidores. En términos generales, no sólo la privacidad de los individuos estará más protegida que nunca, sino que éstos asumirán mucha más responsabilidad sobre su propia atención sanitaria y sus finanzas. 

2. El análisis predictivo comenzará a utilizarse en el ámbito personal

Hasta ahora el análisis predictivo era utilizado por las grandes empresas para realizar análisis estadísticos. Sin embargo, a partir de 2022 cualquier persona con un smartphone o una tableta podrá descargarse aplicaciones de este tipo para aprovechar todas las ventajas que ofrece esta ciencia y tecnología. El uso de servidores remotos, por parte de las empresas, a través de la computación en la nube es la razón por la que la analítica predictiva será este año portátil y accesible para todos. 

La inversión mundial de analítica de datos pasará de los 207.000 millones de dólares de 2020 a los 549.000 millones de 2028

3. La inteligencia artificial se apoyará en “la multitud”

Podemos decir que la inteligencia artificial este año encontrará en “la multitud” una gran aliada, pues permitirá a las empresas aprovechar el conocimiento colectivo que recogen sobre los usuarios, clientes y consumidores para detectar patrones que, de otro modo, serían imposibles de encontrar. Según la definición de Gartner, “la inteligencia artificial colectiva es la agregación de activos de datos aportados por individuos u organizaciones para crear activos de datos de alta calidad para el entrenamiento de algoritmos de aprendizaje automático”. O, lo que es lo mismo, es el proceso por el que se recopila información de individuos que usan sus propios dispositivos o aplicaciones para capturar eventos en tiempo real que, luego, se comparten con otros contribuyentes.

4. La gestión de los datos será más compleja

Los datos continuarán siendo claves para las empresas, por lo que, para enfrentarse al reto de recopilar y analizar un mayor volumen de información, las compañías tendrán que buscar soluciones que permitan gestionar los datos de forma compleja. Durante 2022 veremos cómo se añade inteligencia artificial a las herramientas de gestión de datos que ayudan a descubrir ideas en la información recopilada con una intervención humana limitada. El aprendizaje automático en este tipo de herramientas de gestión tendrá un impacto positivo en las tareas de manipulación de datos, como la limpieza de direcciones de correo electrónico a partir de texto o la detección de eventos en las publicaciones de las redes sociales.

5. IoT entrará en los hogares de forma definitiva

En 2022 habrá nada menos que 5.000 millones de cosas conectadas en los hogares, frente a los 10 millones de dispositivos conectados que existían en el año 2000. La multiplicación de dispositivos domésticos conectados impactará en el modo de vida de los consumidores, quienes, por ejemplo, ya ven cómo sus televisores inteligentes recopilan los hábitos de visualización y los historiales de búsqueda para ofrecerles anuncios específicos. Electrodomésticos que se limpian solos, aplicaciones que conectan con proveedores de servicios, alertas de seguridad… son sólo algunas de las cosas que cambiarán nuestra vida diaria. Esto hará que las empresas dispongan de un mayor volumen de datos que se aprovecharán para ofrecer a los clientes y consumidores experiencias únicas.

Por eso las previsiones de crecimiento del mercado del big data y la analítica son muy optimistas para los próximos años. Según Fortune Business Insights, la inversión en este ámbito pasará de los 207.000 millones de dólares de 2020 a los 549.000 millones de 2028. Es decir, que en menos de una década este mercado casi se triplicará.

¿Necesitas un experto en Data & IoT?