Inteligencia artificial, la llave que abrirá la revolución IoT

La inteligencia artificial ya es el compañero inseparable de la innovación. La reducción de costes y la mejora de los ingresos son dos argumentos convincentes para las empresas que esperan mantener sus inversiones en IA. Esta tecnología representa por tanto una gran oportunidad de crecimiento de la industria española. Expertos de Indesia aseguran que su impacto en el PIB nacional será de 16.500 millones de euros en 2025.

Resulta especialmente indicada para sacar partido a la colosal ingesta de datos que llega a través de los dispositivos de Internet de las Cosas y de la llamada Industria 4.0 (aquí la conexión con 5G será un efecto multiplicador), donde los dispositivos toman el protagonismo como receptores y emisores de la información permitiendo optimizar los procesos fabriles, de logística y mantenimiento.

La inteligencia artificial se puede usar, por ejemplo, para la creación de fábricas inteligentes, autónomas, flexibles sostenibles y virtualizadas; el mantenimiento predictivo, para mejorar la eficiencia o evitar posibles incidencias en las plantas de producción, generando una cultura de prevención y anticipación que impulse la productividad y la eficiencia.

La inteligencia artificial se puede usar, por ejemplo, para la creación de fábricas inteligentes, autónomas, flexibles sostenibles y virtualizadas

Así, serán los propios dispositivos IoT los que se autogestionen y los que permitan que la producción y el mantenimiento fluya con armonía. La inteligencia artificial se está aplicando principalmente en su variante machine learning, en ámbitos de automatización de procesos administrativos y operativos, detección de anomalías y predicción de demandas o en entornos de mantenimientos; todo ello, muy orientado a la búsqueda de la eficiencia y el ahorro de tiempo y costes.

La inteligencia artificial y el uso de los datos ofrecen la posibilidad de conseguir la eficiencia energética en la industria, un aspecto de gran importancia en este momento, debido a la transición energética que se vive y a la apuesta por la sostenibilidad que beneficia al conjunto de la sociedad.

Las empresas españolas están subiéndose a esta ola de vanguardia. Repsol hace uso de la IA para mejorar su eficiencia energética.La combinación de modelos rigurosos físicos tradicionales con avanzadas soluciones de machine learning le permiten identificar de manera predictiva desviaciones e ineficiencias en los consumos energéticos de sus plantas y proponer acciones para evitarlas.

Telefónica está cambiando la forma de operar de sus redes mediante algoritmos que ayudan a detectar en qué punto de las redes se generan los problemas, automatizando las mejoras, y actuando sobre los equipos de red a medida que se detecten degradaciones en la calidad.  Otro ejemplo es Ferrovial que utiliza drones y otros dispositivos para inspeccionar las vías ferroviarias como en las líneas de transporte eléctrico.

Desde el punto de vista del proveedor, hay interesantes propuestas como la de IBM Máximo que combina los datos de IoT con tecnologías de IBM Cloud, que permite a las empresas extraer información valiosa para mejorar todos los elementos de sus operaciones y abrir la puerta a innovadores modelos de negocio. Cisco es otra empresa reconocida en este terreno, con productos indicados para la fabricación, las carreteras, las utilidades y las ciudades inteligentes. También es reconocida como un player solvente en ciberseguridad IoT, igual que la firma RSA.

¿Necesitas un experto en Data & IoT?